Linkeo… luego existo

En el último año y con el auge de las redes sociales, un nueva dinámica ha quedado a la vista de todos. Para catalogar a una persona o armarse una opinión ya no es necesario verla o conversar con ella, basta con meternos a su página en Facebook, seguir sus actualizaciones en Twitter o ver las fotos que subió en Flickr. Y es que finalmente, somos lo que linkeamos.

Nuevo perfil web

Linkeo, luego existo

Mientras que las profundidades filosóficas del ser humano se remiten a un “pienso, luego existo”, una ramificación simplista para la web sería “linkeo, luego existo“. El perfil de cualquier persona se puede determinar a través de qué tipo de contenido está asociado a su nombre y nick en la web 2.0. Por ejemplo, al buscar cada cuánto y qué tipo de actualizaciones hace en su Blog , qué tipo de fotografías está subiendo y a qué grupos se está uniendo. Algo que ya se podía averiguar hace mucho tiempo, pero que con la masificación de Facebook nos entrega una minuta voyerista directo en nuestro home, sin necesidad de navegar.

Y no es un fenómeno aislado simplemente a esta red social. Puesto que aquellos que no están insertos, también difunden un perfil determinado, que en muchas ocasiones se minimiza a “no me voy a meter a esa cosa”, “es una pérdida de tiempo”, “me parece demasiado”, etc. Cada uno de estos comportamientos cumple a cabalidad el principio fundamental de la comunicación que hace referencia a que todo comunica, incluso lo que no se hace.

¿Pero qué es mejor? ser parte de una dinámica de conectividad que apela a un formato 24/7/365 ó transformarse en un anarquista antisistémico que prefiere no caer en la excesiva difusión de un capitalismo de información. Pues, para mi es sencillo… adáptense o mueran en el intento.

Ya es un hecho que la mayoría (por no decir todas) las decisiones que tomo en mi vida pasen por un análisis googlístico antes de ser tomadas. ¿Dónde voy de vacaciones? ¿Con qué doctor pido hora? ¿Qué auto me compro? Mi respuesta siempre estará respaldada por el tipo de información que recopile y las referencias que esta tenga.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Computador, Jóvenes

2 Respuestas a “Linkeo… luego existo

  1. Bueh estimado @pablo_acme, igual es complicado ponerse tan talibán (especialmente con el deal with it que lanzaste), porque uno de los problemas que subyacen a las redes es que su crecimiento cuántico ha llevado a que existan brechas de inclusión digital incluso en quienes tienen acceso a tales.

    Y creo que eso pasa por un tema mucho más profundo, que es el concepto de privacidad que hace unos años varios estábamos acostumbrados. La capacidad de adaptación de las personas no es homogénea, asimismo, los tecnófilos a veces pecamos del exceso de exhibicionismo en nuestras conductas digitales. Esa dualidad se solucionará con el tiempo (sea por regulación de la sociedad o simple acostumbramiento) y en ese punto, creo que compraré completamente la idea del “Linkeo, luego existo”.

    Buen post man, saludos.

  2. aCMe

    Nicolás, gracias por tu opinión. La verdad es que efectivamente me fanaticé con la profecía apocalíptica, pero es más sabroso para la discusión. Sobre todo en el punto que mencionas de brecha tecnológica (que daría para uno y varios post aparte).

    Sin embargo, todo lo que mencionas sigue siendo una forma de comunicar. Desde el exhibicionismo intrínseco de los blogstar hasta la nula capacidad de adaptación de algunos. Todo en si mismo significan un rasgo de su propio estereotipo y perfil, que no es definitivo, si no que solamente una sentencia a priori.

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s